¡Me independizo!

Ha llegado el momento de abandonar el nido. En Tumblr me sentía muy confortable y cómoda. Todo era fácil, intuitivo y la comunidad de vecinos encantadora.

Sin embargo, llega un momento en la vida en el que tus contenidos te piden más y tú claro eres joven y quieres probar cosas nuevas. Te hablan de plugins, de tener tu propio hosting, de plantillas dinámicas… y no puedes dejar de pensar en esa llaves maestra que te abre todas las puertas. A veces pienso que debe ser cierto eso que dicen de que nada es para siempre.

¡Pero nada de ponernos nostálgicos! Si os gustaban mis artículos sobre periodismo, marketing, reputación y tendencias online, los podéis seguir leyéndo en mi nuevo blog. Y es que me mudo junto a mi queridísimo dominio http://martafranco.es

Nunca hay que renunciar a tus orígenes ;)

Además, seguiré visitando mi antiguo hogar, pero con un mirada diferente. Y es que el microblogging tiene que ser como las visitas breves, compartes las últimas notícias y consumes información con celeridad.

En cambio, la reflexión y la lectura sosegada es mejor hacerla en tu propio sofá.

¡Un beso!

¿Cómo ganar dinero con tu contenido online?

  • Modelos de ingresos y herramientas que te ayudan a monetizar tus contenidos digitales


Las pos
ibilidades de monetización y las oportunidades de negocio para los editores de contenido online se multiplican día tras día gracias a canales de venta que se reinventan. Cada vez son más las publicaciones digitales que optan por diferentes modelos de pago además de incluir publicidad en sus webs.

Un conocido ejemplo es el caso del New York Times. Precisamente en abril se ha cumplido un año desde que éste diario implantase su actual muro de pago, que se basa en la lectura de un número máximo de artículos gratuitos al mes (recientemente han pasado de 20 a 10 artículos mensuales permitidos), aunque los lectores pueden seguir accediendo sin límites a las noticias del periódico si llegan a ella a través de enlaces en las redes sociales, blogs o buscadores (con un límite diario de 5 enlaces gratuitos para este último caso).

Y la cosa parece que les va bien. Según, Arthur Sulzberger, presidente y CEO del grupo, desde que en un año el rotativo optase por esta estrategia, el periódico ha conseguido más de 454.000 suscriptores de pago.  

Además, como apunta el periodista Matthew Flamm de Crain’s en el artículo “How New York Times pay wall could pay off for stock, según un estudio de Barclays Capital su muro de pago podría añadir alrededor de 100 millones de dólares a sus ingresos anuales, lo que podría dar un impulso del 10 al 20% al precio de las acciones de la compañía, conteniendo las pérdidas anuales de entre 50 y 60 millones de euros en publicidad para el papel.

Y no son los únicos en optar por la vía de pago. Según el digital RedUsers en un informe divulgado por el Centro de Investigación Pew se afirma que en los próximos meses alrededor de 100 diarios de los Estados Unidos comenzarán a cobrar por el contenido digital, uniéndose así a las casi 150 publicaciones que ya lo han hecho.

Modelos de ingresos para el contenido online

Así pues, si crees que tienes contenido de calidad y una exclusividad suficiente, el modelo de contenido de pago limitado sería una opción a tener seriamente bajo consideración. Aunque no es el único modelo existente con el que cuentas para que tus contenidos digitales se conviertan en una fuente de ingresos.

¿Quieres más opciones? Pues atención porque según la periodista Pilar Gómez-Borrero en su libro “Prensa e Internet, ¿dónde está el negocio”, podemos diferenciar cuatro grandes tipos de ingresos online:


El primer modelo por excelencia seria la venta de espacios publicitarios. Le sigue de cerca la explotación comercial de la información de los usuarios. En este sentido, añadir que las bases de datos se están convirtiendo en oro y en el objeto de deseo de anunciantes y empresas.

Y no es sólo una opinión personal, el pasado 16 de abril, en la sección de tecnología de la BBC Mundo se publicó un artículo titulado “Nuestros datos personales son el nuevo petróleo”, en el que Ignacio Suárez, abogado especializado en derecho en internet, advertía que “no hay nada gratis en internet. Muchas gente lo que no sabe es que dar sus datos en páginas web es dar dinero”.

Según Suárez, proliferan las refinerías de datos de las grandes empresas tecnológicas. Traducido en cifras, en el artículo se apunta que “según emarketer, webpronews y el blog tecnológico Techcrunch, sólo con los ingresos por publicidad Facebook habría ganado US$1.860 millones en 2010, liderando una lista seguida por YouTube con US$945 millones, Myspace con US$388, LInkendin con US$243 y los US$45 de Twitter”. 

Otra fuente de ingresos, según Gómez-Borrero son los servicios y aplicaciones, y pone como ejemplo el del diario británico The Guardian, que hace 3 años lanzó su app de pago para el iPhone por 2,39 libras.

Además, dentro de esta tipología de ingresos se puede establecer un cobro por el acceso a los servicios de la cabecera a través de los distintos dispositivos o ofrecer en tu página web servicios desarrollados por terceros por los que te lleves un porcentaje del acuerdo (seria el ejemplo de Vivirvip de La Vanguardia desarrollado por Letsbonus), así como crear un club de suscriptores con descuentos en la compra de productos externos, etc.

Finalmente, la periodista destaca los ingresos por venta de contenidos de calidad. “En los ingresos por venta de contenidos se deberá experimentar con aquello que tenga un valor diferencial para el usuario”, vaticina.

Según la experta en medios digitales, los beneficios pueden llegar por el acceso a esa información en un dispositivo en particular o en un momento preciso; por una información exclusiva; por un contenido elaborado por expertos de un sector especializado, por servicios complementarios o retransmisiones en directo de eventos de interés e, incluso, por el tipo de formato en que se emita el contenido.

“Dentro de éste ámbito, el bundling (ofrecer un paquete de producto, información empaquetada o multisoporte) también es otra opción muy habitual”, añade.

Un ejemplo de esta última modalidad, seria el caso de Orbyt, el producto de pago de El Mundo (El Mundo + Expansión + Marca + Telva), híbrido entre lo online y el papel.


También es interesante la apuesta que está haciendo La Vanguardia por un nuevo producto de contenidos: los “ebooks de Vanguardia”. Algunos libros son recopilaciones de artículos que el periódico ya ha publicado pero que cobran un nuevo valor gracias a ese enfoque temático de serie o colección. La compra se hace a través de Amazon.

Además, también han creado un nuevo canal de ingresos a través de la gestión de espacios con sus “anuncios express”, en los que el usuario puede publicar su propia campaña en sólo 5 pasos.

“A partir de todos estos modelos de ingresos, se pueden derivar multitud de fórmulas mixtas y entreveradas en función de los intereses y de los públicos de cada medio”, puntualiza Gómez-Borrero.

Herramientas que te ayudan a monetizar tus contenidos digitales

Si ya has decidido que quieres ganar dinero con tu contenido online, pero no sabes muy bien por donde empezar, no te preocupes porque ahora hay algunas herramientas que tecnológicamente te lo ponen más fácil que nunca.

  1. Google One Pass: es un sistema de pago para editores online, que te ayuda a cobrar a tus clientes por acceder a artículos y a otro tipo de contenido sin muros de pago. Al acceder a una noticia, el lector se encuentra con un cuestionario de preguntas que no requieren más de 6 o 8 segundos, que debe rellenar obligatoriamente si quiere seguir leyendo. Los editores tienen flexibilidad para seleccionar los modelos de pago y para controlar el tipo de contenido del sitio por el que se debe cobrar a los usuarios y el que debe ser gratuito.

  2. Sellfy: Como editor te tienes que registrar y subir todo el contenido online que quieras monetizar. A continuación se generan los botones de compra que tienes que poner en tu blog o web. Puedes cobrar por cada artículo individualmente, ofrecer suscripciones diarias o mensuales o paquetes de varios ejemplares, así como establecer tus propios precios.

  3. Pivotshare: Está enfocada a monitorizar los videos. La idea es publicar y recibir una comisión según la popularidad de cada archivo publicado, destacando a sus autores. También se pueden crear canales compartiendo los videos publicados por otros y ofreciendo esas selecciones a cambio de remuneración.

  4. Cleeng: Deja monetizar todo tipo de contenido digital incluyendo videos, texto y fotos por venta individual o por un sistema de suscripción. Funciona descargándote un plugin para Wordpress, Drupal y Brightcove.

  5. Radio online: Flumotion, líder en tecnología y soluciones de streaming, Adswizz, ad-server multiplataforma y sistema de medición, y Audioemotion Media, única red publicitaria especializada en radio online crearon en 2011 el primer servicio integrado en España que ofrece streaming, venta y gestión de publicidad, medición y tecnología ad-server. Incluye las radios simultáneas, aquellas que emiten por antena y en internet y facilita que las radios conviertan uno de sus costes fijos, el streaming, en fuente de ingresos.

  6. Citizenside y Demotix: Ambas startups te permiten vender a los medios de comunicación o a otros interesados tus fotografías realizadas como “periodista ciudadano” o bien como fotógrafo profesional.

En el articulo “7 lesser-known ways to make money from your content online”, publicado recientemente en The Next Web, también encontraréis algunas herramientas para ganar dinero con la música (Bandcamp), con la creación de aplicaciones móviles (Apps Builder) y con la distribución de ebooks (24symbols), entre otros ejemplos.

Y si queréis algunos consejos finales sobre cómo ganar dinero con un blog no os perdáis las 12 formas propuestas por el inconformista David Cantone.

¡Suerte, salut y, ahora más que nunca, euros! ;)

La comunidad y la inteligencia colectiva, claves de éxito en un negocio online

La inteligencia colectiva es una forma de inteligencia que surge de la colaboración entre muchos individuos, que se asocia actualmente con la sociedad del conocimiento. Gracias a la inteligencia colectiva se pueden llevar a cabo modelos de negocio online que sin un proceso colaborativo serían impensables.

Un buen ejemplo de ello es Innocentive, una compañía de innovación abierta que acepta como encargos la resolución de problemas de I+D en un amplio abanico de campos como la ingeniería, las TIC, nuevos modelos de negocio, las matemáticas, etc. A partir de ahí los problemas se publican como desafíos para que sean solucionados por voluntarios que trabajan colaborativamente, a cambio de un premio económico.

Éste es un ejemplo muy claro de una empresa cuyo modelo de negocio se sustenta en la idea del crowdsourcing, como también funciona, por ejemplo, la misma Wikipedia. Estos proyectos se basan en la idea de la co-society. El futuro es co, es decir es un futuro de colaboración. Es poner de acuerdo gente con ideas diferentes y empresas de sectores diferentes para resolver problemas complejos en un mundo cada vez más diverso.

                             Video que define gráficamente el crowdsourcing

Además en la web 2.0 existen muchas herramientas que permiten compartir y crear valor en comunidad como, por ejemplo, las wikis, el software libre, y las redes sociales, así como aplicaciones web ideadas exclusivamente para trabajar conjuntamente online. Un buen ejemplo de ello son Basecamp, 37 signals y Teambox, entre otras plataformas.

Y es que como queda demostrado en la premiada campaña publicitaria de la compañía flamenca de transporte De Lijn “la unión hace la fuerza” y “dos cabezas piensan mejor que una”. Si todavía no estáis convencidos, mirad uno de sus divertidos anuncios ideados bajo el eslogan “Es más inteligente viajar en grupo”.

Nuevos canales de financiación para proyectos creativos

Los proyectos más exitosos de inteligencia colectiva en el ámbito de la empresa son aquellos que implican a las personas en el logro de un propósito común. Precisamente debido a la colaboración entre comunidades proliferan a su vez las plataformas de financiación para nuevos proyectos.

En estos casos, sin embargo, no se trata de inversiones o de préstamos a la vieja usanza. Mirad sino estos 5 innovadores ejemplos que ya están dando alas a más de una mente inquieta gracias a la unión virtual entre personas.

  1. Flattr: Es un sistema de micropagos de contenidos para apoyar económicamente a bloggers, desarrolladores y otros creadores de contenidos web.
  2. Humblebundle: Sigue la misma línea casi del micromecenazgo. El usuario paga lo que quiere por juegos de Mac, Windows, Linux y Android y decide qué cantidad de dinero de lo que ha decidido pagar quiere que se destine a obras benéficas y qué parte al desarrollador del juego.
  3. Quirky: Se presentan como “la manera más fácil de dar vida a tus ideas”.  Los inventores aportan una idea  y si pasan la evaluación de la comunidad se busca un sistema de diseño, de financiación y de fabricación como se explica en la siguiente infografía:

  4. Kickstarter: Pensado para esa gente que quiere empezar un proyecto y necesita conseguir un dinero inicial para desarrollarlo. Las personas que creen en el éxito del proyecto presentado obtienen una participación directamente proporcional a los fondos que han aportado si éste se llega a desarrollar en el tiempo establecido.
  5. Elephant Design: Es una página web donde la gente puede hacer listas de productos que no existen en el mercado pero que les gustaría tener. Los usuarios pueden consultar los deseos de los otros y sumarse a ellos. Cuando un mismo producto lo desearían comprar 1.000 personas buscan un fabricante para que lo haga. El intermediario y la persona que ha tenido la idea se llevan un porcentaje de las ventas. Según ellos, el 30% de los productos más vendidos en Japón han salido de aquí.

Cambio de paradigma informacional

El poder de la comunidad también es un factor importante en el cambio de paradigma informacional que estamos viviendo. Cada vez es más difícil captar el interés de las personas, que padecen el síndrome de fatiga informacional o infoxicación.

Precisamente porque la riqueza de la información crea a su vez la pobreza de la atención, es importante dar pocos mensajes y que éstos sean sencillos. El que sabe y conoce cómo debe comunicar sigue atrayendo, sobretodo si ofrece una información diferencial hablando de algo de lo que los otros no hablan.

A veces para conseguirlo es necesario acudir a la sabiduría de la comunidad, potenciada gracias a la revolución 2.0.

Una muestra de ello es que cada vez las empresas son más conscientes de la importancia de crear una organización horizontal, a través del networking social, blogs y redes sociales dentro de la compañía, para compartir la sabiduría de sus empleados y las de sus clientes y usuarios como productores de contenidos e ideas, multiplicando así su capital y el éxito de su negocio. 

Conscientes de ello, en su reconversión digital muchos medios de comunicación también buscan aprovechar al máximo el conocimiento colectivo de sus lectores.

Así lo expresó, por ejemplo, el presidente y consejero delegado de The New York Times, Arthur Sulzberger, en una charla que dio en la London Business School, a finales del pasado noviembre, y que podéis recuperar en el interesantísimo artículo “La transformación digital del NYTimes, según su presidente”, publicado en el periódico digital Animal Político

Y parece que no le va del todo mal este planteamiento porque, según Sulzberger, el periódico lleva ya dos trimestres consecutivos con beneficios gracias a que la cifra de suscriptores a sus contenidos digitales de pago ha superado ampliamente el objetivo de 300.000 establecido para el primer año.

Además ya veremos como afecta el futuro de internet a la conexión de inteligencias e intreses entre comunidades. Y es que el cambio de dígito ya asoma la cabeza, como nos va explicando en sus artículos David Weinberger’s, uno de los padres del 2.0, que en Everythingismiscellaneous cuestiona aspectos relacionados con la exhaustividad y la relevancia en los datos y la información.

Si echáis una ojeada a sus últimas reflexiones veréis que para él la web semántica, la web 3.0, nos permitirá encontrar aquello que queremos sólo para cada uno de nosotros en un determinado momento y no todo de golpe e igual para todos. “El retargeting, la segmentación, la conexión entre los datos y la inteligencia colectiva aumentada son la base de un futuro que ya está aquí”, afirma.

Un buen ejemplo de ello es el sistema ya utilizado por Amazon,  que juega con la ley de la serendipia (tropezar con algo por casualidad pero que al final acaba siendo útil para ti), así como el de Wolframalpha, un buscador de nueva generación que computa en tiempo real información de base de datos contrastados,  encontrando resultados por relevancia personal.

 ¿Peparados? ;)

People I follow